30 de ene. de 2014

Nuestro más sensible pésame a la Familia de Don Jacobo Nahmad Chayo.



Don Jacobo Nahmad Chayo, todo un ganador. 
Rumbo a la Meta, lamenta el sensible fallecimiento de Don Jacobo Nahmad Chayo, propietario y criador, uno de los personajes más sobresalientes de la hípica mexicana de varias décadas.
Don Jacobo Nahmad Chayo, fue uno de los personajes de mayor importancia de la hípica mexicana, que logro trascender por méritos propios. Era propietario de la cuadra Vivian, la cual a través del tiempo se consolido de manera importante para convertirse en un espacio en donde se forjaron futuras estrellas de la hípica mexicana.
La cuadra Vivian ha sido desde la nueva administración del Hipódromo de las Américas, la cuadra protagonista que ha obtenido de manera contundente la distinción de ser la cuadra número uno del Ovalo Sotelino. Un hecho, sin lugar a dudas, digno de reconocer.
A través de su historia, la cuadra Vivian ha contado con ejemplares de primer nivel que han dejado profunda huella en la hípica mexicana y en la memoria de la afición hípica,  y se ha caracterizado por ser una cuadra en donde se forjan leyendas que perduran a través de los años, no sólo por haber conquistado diversas pruebas de primer nivel en la pista del Ovalo Sotelino; sino que además, lograron imponerse en la carrera que todos quieren ganar, el clásico de clásicos, el Hándicap de las Américas, la prueba más importante de la hípica mexicana.
La cuadra Vivian, tiene a su haber cuatro ejemplares que lograron conquistar la prueba del año del calendario hípico nacional. Ellos fueron Ambassador (1988), Abraham Clasic (2004), Jacobino (2009) y Horizonte (2012),  ejemplares que le otorgaron a la cuadra Vivian la distinción de ser “la mejor del Hipódromo de las Américas”. Y quizá no debe olvidarse, su máxima estrella Vivian Record, quién logro obtener la triple corona femenil y empato el récord de número de Clásicos ganados, para estar junto con El Villano, como las grandes leyendas de la hípica mexicana.

La labor realizada por Don Jacobo como criador, fue constante y productiva, generando ejemplares que brillaron con luz propia en las filas de la cuadra Vivian y de diferentes cuadras del Hipódromo de las Américas. Descanse en paz.