5 mar. 2012

Recordar es volver a vivir: Gran Premio Asociación Latinoamericana de Jockey Clubes 1981.


Una imagen dice más que mil palabras.
Dark Brown y Lotus en el GP Latinoamericano 1981
Foto obtenida de turfdario.com

El Gran Premio Asociación Latinoamericana de Jockey Clubes, se llevó acabo por primera ocasión en el Hipódromo Nacional de Maroñas en la capital de Uruguay en 1981.

El Gran Premio Latinoamericana (G1) como se le conoce, es una competencia que hermana a la región Latinoamericana, fue concebida bajo la finalidad de fomentar el desarrollo de la industria turística en la región, así como establecer acercamientos entre las entidades que integran la Asociación que da nombre a la prueba continental.

En 1979, fue fundada la Asociación Latinoamericana de Jockey Clubes, con el respaldo de Argentina, Brasil, Chile, Venezuela, México, Panamá, República Dominicana, Jamaica, Trinidad & Tobago, Colombia, Perú, Puerto Rico y Uruguay.

Y la primera edición de este Gran Premio Latinoamericano le correspondió a Uruguay como país sede del evento, en donde llevaba el nombre de Don Alfredo de Castro Pérez presidente del Jockey Club de Montevideo en homenaje a su larga trayectoria dedicada al hipismo.

El Acta Constitutiva de la Asociación Latinoamericana de Jockeys Clubes, fechada en Buenos Aires el 10 de diciembre de 1979, tiene como objetivo la colaboración recíproca para proyectar la imagen de la hípica de cada país en sus distintas manifestaciones, que en ella gravite “la calificada autoridad moral de los Jockey Clubes que la integran”.

Y cabe mencionar, que uno de los postulados básicos en la firma del Acta de la Asociación era que detrás de la carrera internacional y la propia confrontación deportiva internacional, estaba el esfuerzo de los Jockey Clubes no sólo por concretarla, sino también por realizar aportes que permitan un mayor acercamiento entre los países miembros de la Asociación. Que después de 27 años, aún no se ha concretado.

El GP Latinoamericano surgió a partir de la experiencia desarrolla por la Confederación Hípica del Caribe, que desde 1966 organizo por primera ocasión el Clásico Internacional del Caribe en una distancia de 1 1/8 de milla (equivalente a 1800 metros), en donde se reúnen las hípicas de Panamá, Puerto Rico, Venezuela, México, República Dominica, Jamaica y antiguamente la desaparecida hípica colombiana, de la cual nació solo un ganador llamado GALILEA, en la versión de 1984 en Panamá.

En la actualidad el clásico caribeño ha dado paso a un evento que congrega 5 clásicos, entrando en la lógica global de eventos hípicos como la Copa Dubai o el Breaders Cup’s en Norteamérica. El más novel de los clásicos integrados es la Copa Importados que desde el año 2004 se realiza en una distancia de una 1 ¼ de milla (equivalente a 2000 metros), a su vez la Copa Velocidad y la Copa Dama del Caribe se realizan desde el 2002 y en una distancia de 6 furlongs (equivalente a 1200 metros) y en 1 1/16 de milla (equivalente a 1700 metros), por último se desarrolla el clásico Copa Confraternidad en una distancia de una 1 ¼ de milla, el cual se realiza desde 1974.

El clásico del caribe ha sido suspendido tan sólo en dos ocasiones de existencia, mientras que el clásico sudamericano, se ha suspendido en cuatro ocasiones.

Ambos eventos internacionales (el GP Latinoamericano y el Caribe) permiten la reunión de las hípicas del continente, exceptuando la estadounidense y la canadiense. Sin embargo, aún no existe la voluntad, organización y el esfuerzo necesario para el desarrollo de un evento continental en donde estén participando todas las asociaciones hípicas del Continente Americano, incluyendo la estadounidense y la canadiense, lo cual representaría un evento sin precedentes; y si en ese mismo evento fueran inventado los Emiratos Árabes, Japón e Inglaterra, por mencionar algunos, sería un espectáculo hípico a nivel Mundial.

El Gran Premio Asociación Latinoamericana de Jockey Clubes (G1) tiene su primera edición el 1º de marzo de 1981, y fue en el Hipódromo de Maroñas, en donde la afición hípica ovaciono a los mejores caballos del continente, los cuales protagonizarían un final de alarido.

El Gran Premio Latinoamericano comenzó a escribir su propia historia ese primero de Marzo de 1981, y estarían en la barrera diez ejemplares defendiendo los colores de cinco naciones.

Por parte del país anfitrión Uruguay estaban Lotus, Boton y Grumpy;

Argentina enviaba a Mountdrago, Sunup y Regidor;

Brasil colocaba en la barrera a Dark Brown y Ventaneiro;

Venezuela contaba con la participación de Guadamil.

Y finalmente, Preto representaba a Chile.

Venezuela enviaba a GUADAMIL, un excelente fondista con triunfos en Clásicos tan importantes como el Andrés Bello y el Clásico Presidente de la República y llevaba la monta de Julio Cesar Piñero.

Por cortesía de Youtube y anecdotashipicas el Clasico Presidente de la República 1980:


Argentina contaba con dos representantes de gran nivel: MOUNTDRAGO y REGIDOR, ambos había protagonizado un final cerrado en el Gran Premio Carlos Pellegrini de 1980 y salían como favoritos en la justa internacional.

En cuanto a los ejemplares brasileños DARK BROWN, tenía grandes posibilidades, ya que su tercer sitio en el Gran Premio Carlos Pellegrini, era su carta de presentación.

Por cortesía de Youtube y Lopezgus el Gran Premio Carlos Pelligrini 1980.


Y en esta primera edición del GP Latinoamericano, las gradas del Hipódromo Maroñas, registraba una asistencia de 30 mil espectadores, que se dieron cita para presenciar un evento internacional de primer nivel.

Cuando los ejemplares, saltaron a la pista y fueron mencionados por el sonido local, la afición ovaciono a cada uno de los corceles, dejando una grata huella en los corazones de los participantes y asistentes a dicha justa internacional.

La expectación era tremenda, las simpatías estaban a favor de los locales, pero los favoritos en el tablero eran los representantes Argentinos, Mountdrago y Regidor; en la delegación Argentina existía confianza plena de que sus seleccionados a este evento internacional lograrían excelentes resultados.

La expectación crecía, cuando los ejemplares eran colocados en su cajón de salida, y el silencio inundaba las gradas del Hipódromo de Moroñas, al escucharse por el sonido local, que todos estaban listos.

Al abrirse las puertas del arrancadero, sale rápidamente al frente del grupo Preto y muy cerca de él Regidor, ambos desde el inicio se enfrascaban en una lucha por el liderato, buscando poner tierra de por medio, mientras que en tercer sitio corría el favorito de la competencia Mountdrago y más atrás se encontraban VENTANEIRO, LOTUS, SUNUP, GRUMPY, DARK BROWN, BOTON y GUADAMIL en el fondo, que tuvo problemas en la partida.

Al pasar por los primeros 400 metros, seguía la lucha de poder a poder, entre Preto y Regidor, mientras que Mountdrago continuaba a la expectativa en tercer sitio y los demás participantes empezaban a mejorar su posición en la carrera, con la firme intensión de atacar en el momento preciso.

Al doblar la curva final Regidor empieza a dominar a Preto, mientras que por el lado exterior Mountdrago inicia su movimiento y rápidamente se coloca a un costado de Regidor, que siente la presión del ganador del Gran Premio Carlos Pelligrini, cediendo terreno ante el empuje de Mountdrago.

Al entrar a la recta final, Mountdrago doblega la resistencia de Regidor y toma el mando de los controles, con banderas desplegadas y saboreando las mieles del triunfo, el representante argentino, siente que el triunfo se encuentra a escasos metros; sin embargo, de las posiciones secundarias el Tordillo Lotus representante de Uruguay, junto con Dark Brown de Brasil se mueven rápidamente por el centro de la pista y acortan distancia sobre el líder; y pegado a los palos Boton representante de Uruguay hace esfuerzos por disminuir la ventaja que tiene el líder y del fondo del mar, Guadamil ha recuperado terreno después de una desastrosa partida y empieza a escalar posiciones.

La algarabía de los turfanaticos, reunidos en este evento internacional, se intensifica enormemente, al percatarse que sus representantes se acercan peligrosamente al líder de la prueba, en plena recta final. Mountdrago empieza a perder la ventaja que había logrado y por el lado exterior Dark Brown con la monta de Antonio Bolino y Lotus con Walter Baez, por el medo de la pista a pasos agigantados hacen añicos la resistencia de Mountdrago, que desesperadamente observa como le pisan los talones y están a punto del desembarco final, en los metros finales.

Y así es, en un duelo vibrante, en donde los 30.000 espectadores que abarrotaron Maroñas gritaban al máximo, en un final donde la muñecas de seda de Antonio Bolino sobre Dark Brown, hacia hasta lo imposible por doblegar al líder de la prueba e impedir la acometida final de Walter Báez sobre el tordillo Lotus, cruzaba el alambre de meta con ventaja de cuello sobre el valiente tordillo de Uruguay que sucumbía con la cara al Sol, en un final de fotografía, dejando a Mountdrago, el favorito de la competencia, con el tercer sitio y el cuarto para Boton, también de Uruguay.

Después cruzaron la meta Sunup, Miguel Sarati (Argentina); Grumpy, Mario González (Uruguay); Guadamil, J.C. Piñero, (Venezuela); Regidor, Alberto Plá (Argentino); Ventaneiro, Joao Méndez (Brasil) y cerrando el grupo Preto (Chile) Oscar Silva.

Según se cuenta, fue conmovedor el abrazo entre Bolino y Báez cuando ambos regresaban para desmontar, gesto que el público premió con una ovación que aún hoy se recuerda.

Fue la décima victoria en trece presentaciones para Dark Brown, cuatroañero hijo de TUMBLE PARK en NOGUEIRA II nacido y criado en el Haras Rosa do Sul y entre sus triunfos mas importantes en Brasil destacaba el Gran Premio de Sao Paulo, el Derby Paulista y el Cruzeiro Do Sul.

Dark Brown alcanzó una de sus mejores victorias en el Latinoamericano, un triunfo que luego le permitiría servir en el Haras Rosa del Sur.

Así iniciaba la historia del Gran Premio Latinoamericano, que el próximo 10 de Marzo se correrá su edición 28 en el Hipódromo de Palermo, República de Argentina.

Y esperamos que se hagan las acciones necesarias para que nazca el Gran Premio las Americas, en donde estén participando todas las asociaciones hípicas del Continente, incluyendo la estadounidense y la canadiense. ¿Será posible la hermandad de las naciones de America a través del Deporte de los Reyes?. La mejor respuesta la tiene el propio turfanatico.

Por cortesia de Youtube e Ignaciopacheco el GP Latinoamericano 1981:


No hay comentarios: