25 ene. 2013

Tenerife (USA) y Chipocludo candidatos ideales para ir en busca de “Un Sueño” en el 2013.

Puerto Rico ha colocado a una de sus mejores ejemplares importadas a probar suerte en la Unión Americana, quizá con la plena esperanza de que logre trascender e imponer su clase en las principales competencias de Estados Unidos y aspirar a un lugar en la triple corona de potrancas de los Estados Unidos.

Ella es Fuchasiswonderful, campeona dosañera importada de Puerto Rico, quién hasta estos momentos marcha con marca perfecta en cinco actuaciones y ganadora de clásicos en el Hipódromo Camarero.

Fuchasiswonderful es hija de Fuchasis Pegasus y ha demostrado tener clase y su prueba de fuego lo tendrá el próximo sábado, cuando participe en Gulfstream Park en el Clásico Forward Gal 2013.

Pero que hay de México, cuenta con algún ejemplar importado que tenga las características necesarias para ir a los Estados Unidos y probar suerte en los principales clásicos que se llevan a cabo en los hipódromos de la Unión Americana.

Para muchos propietarios y entrenadores en México, la respuesta inmediata sería que no se dispone de ejemplares importados con la calidad suficiente para competir y ganar un clásico o estar en la triple corona de potros o potrancas en los Estados Unidos.

O quizá el principal motivo, sea que los propietarios no disponen de los suficientes recursos económicos para poder llevar a cabo una aventura de tal envergadura.

Aunque hay que recordar que existente experiencias exitosas, que demuestran que en las carreras de caballos, todo puede suceder. Una de esas experiencias exitosas, fue la realizada por el ejemplar importado de Venezuela, Cañonero II, que aparece de la nada y sorprende en el Kentucky Derby. Este era un caballo nacido en USA en 1968 hijo de un poco notable semental francés, Pretendre en la norteamericana Dixieland II. Repite la hazaña al ganar el Preakness Stakes y se queda en la orilla al arribar en cuarto sitio en el Belmont Stakes, logrando convertirse en una historia inolvidable.

Pero que ejemplares importados, que participan en México podrían tener las mínimas posibilidades de dar la sorpresa y revivir la historia de Cañonero II. La Historia de un caballo Cenicienta.

En México, quizá dos ejemplares podrían probar suerte compitiendo en los Estados Unidos, uno de ello es Chipocludo, es propiedad de la cuadra San Jorge, en ocho participaciones en el Ovalo Sotelino logro tres triunfos, dos segundos lugares y un tercer sitio. Fue ganador del Clásico Ciudad de México y recientemente ocupo el segundo lugar en el Campeonato Juvenil.

Otro ejemplar, que enseño las orejas y cerro de manera magistral el 2012 fue Tenerife, representa los colores de la cuadra Tayson y en su más reciente conquisto el Campeonato Juvenil. De siete participaciones obtuvo tres victorias, tres segundos sitios y en una competencia estuvo fuera del dinero. Mostró gran consistencia y sobre todo su gran capacidad de venir del fondo del mar o pelear desde el mismo momento de la salida del arrancadero. Tenerife enseño que es un ejemplar que la distancia le hace los mandados.

Estos dos ejemplares, tienen mucha oportunidad de trascender en el Gran Premio Nacional y Clásico Diamante; sin olvidar, que de acuerdo a su desenvolvimiento y resultados podrían estar en el clásico de clásicos.

Y la preguntas es, ¿Por qué aspirar tan poco pudiendo estar junto a los más grandes de su división como importados?.

Hace 41 años hubo un propietario llamado Pedro Baptista que resolvió de manera magistral esta pequeña sumatoria:

Un Campeón + Un sueño = El más Grande.

En la variable de “Un Campeón” coloco un nombre “Cañonero II”, en la variable de “Un Sueño” puso “La Triple Corona de Potros de los Estados Unidos” y el resultado final fue igual a “Una Historia Inolvidable”, que se cristalizo al momento que conquisto el Derby de Kentucky y el Preakness Stakes, quedando inconclusa su enorme sueño al quedar en cuarto sitio su ejemplar Cañonero II en el Belmont Stakes, dando como resultado “Una Historia Inolvidable”, si Cañonero II hubiera obtenido la tercera parte de la triple corona, sería sin lugar a dudas el más grande de Venezuela, aunque para decir verdad, es el más grande de Venezuela .

Sería interesante preguntarles tanto a Fausto Gutiérrez como a Julián Oviedo a quienes colocarían en la celda donde dice: “Un Campeón” y si su sueño fuera “la triple corona de Potros de los Estados Unidos en el 2013”.

Puerto Rico, ahora coloca a su campeona a competir en busca de un sueño, esperamos que su sueño se haga realidad y logren conformar una historia inolvidable.

Y en México…. Bueno eso le corresponde a cada entrenador y propietario determinar que “Sueño” desea perseguir y alcanzar; si desean que “Su Campeón” sea una leyenda, deberán inscribirlo al Handicap de las Americas, pero si su sueño es mucho más grande, será mejor que piensen en competir con algún ejemplar en las carreras de importancia de la Unión Americana.

No hay comentarios: