25 mar. 2014

Cuando se juega con fuego, tarde o temprano se queman. Caso Steve Asmussen

(Tomado de The New York Times.)
Noticias Internacionales. Estados Unidos. Una noticia de alto vuelo remece a la hípica estadounidense. Con una trayectoria de 26 años el entrenador Steve Asmussen ha construido una de las campañas más grandes y de mayor éxito dentro de las carreras de caballos en los Estados Unidos.
A través de todos los tiempos está segundo con más de 6.700 victorias y ha ganado más de US$ 214 millones por premios ubicándose quinto en la estadística general. Por si fuera poco, recientemente fue incluido en el Museo Nacional del Salón de la Fama de la Hípica.
Sin embargo, hoy no todo es felicidad para el afamado trainer. Gente Por el Tratamiento Ético de los Animales (PETA por sus siglas en ingles) tras llevar a cabo una investigación encubierta ha acusado a Asmussen y a su principal asistente Scott Blasi de someter a sus caballos a tratamientos crueles y perjudiciales, a la administración de fármacos con fines no terapéuticos, y tener a uno de sus jockeys tambien acusado de utilizar un dispositivo eléctrico para hacer correr mas rápido a los pura sangre.
Como resultado de sus conclusiones, PETA presentó el ultimo martes denuncias con las agencias federales y estatales en Kentucky y Nueva York. La investigación encubierta se llevó a cabo por un miembro de PETA que trabajo para Asmussen durante cuatro meses en la primavera y el verano de 2013 en Churchill Downs, Kentucky y en Saratoga, Nueva York.
El investigador utilizó una cámara oculta para grabar más de siete horas de video que mostraban el maltrato de los caballos. Además, PETA produjo un informe de 285 páginas sobre las operaciones de Asmussen, que consistía en las notas del investigador, documentos e informes médicos de los veterinarios que examinaron la cinta de vídeo.
"Sin duda, es una sorpresa para el Sr. Asmussen y el Sr. Blasi que alguien engañosamente consiguió trabajar con ellos, los mantuvo en vigilancia y luego hizo notas sobre sus conductas para evidenciárselos a los demás", dijo Clark Brewster, abogado de los dos hombres.
"Van a reservar comentario con respecto a las acusaciones hasta que hayan tenido la oportunidad de revisarlos plenamente. Recién allí, ellos responderán a los hechos" agrego. The New York Times revisó el vídeo y documentos, junto con las demandas judiciales y se entrevistó con el investigador y otras personas involucradas en la operación, pero no jugó ningún papel en la investigación. PETA compartió el material con la condición de que el Times no publicara el nombre del investigador.
Los clips de vídeo y el informe presentan las cuadras de Asmussen y el lado oscuro de dos circuitos con más historia de los Estados Unidos como lugares donde los caballos fueron tratados como mercancías aplicándoles numerosas inyecciones en las articulaciones, así como tranquilizantes, analgésicos y suplementos.
Durante los últimos 30 años, PETA ha atacado agresivamente a las empresas por la forma en que tratan a los animales y ha dirigido investigaciones encubiertas. Pero la investigación a Asmussen ha sido el primer paso importante de PETA dentro del mundo de las carreras de caballos. La organización dijo que el tratamiento de los/0.+–--+ equinos se convertiría en una prioridad para el grupo.
"Queríamos saber exactamente lo que ocurre con los pura sangre a nivel superior", dijo Kathy Guillermo, vicepresidente de PETA. "Fue devastador ver caballos agotados, adoloridos y drogados todos los días. Algunos estaban con tanto dolor que incluso lo sentian hasta caminando, pero igual llevaron a cabo sus acciones".
PETA también ha acusado a Asmussen de emplear a trabajadores indocumentados, exigiendoles el uso de nombres falsos en los formularios del Servicio de Impuestos Internos y de conspirar con Blasi para producir documentos de identidad tambien falsos. El cuestionado trainer también pagó al encubierto investigador de PETA US$ 5.95 por hora –menos del salario mínimo– además de no pagar adecuadamente las horas extras, de acuerdo con las quejas presentadas ante las autoridades laborales de Kentucky y Nueva York.
Blasi fue grabado discutiendo sobre caballos heridos, así como la forma en que uno de sus jinetes, Ricardo Santana Jr., de 21, utilizaba un timbre electrico (pila), una práctica que está prohibida en las carreras. El agente de Santana, Rubén Muñoz, dijo que el jockey nunca había utilizado un dispositivo eléctrico. "Él es un buen chico muy trabajador y apostaria mi cabeza que no tiene parte en esto".
Las acusaciones vienen tras una pública lucha continua donde sus funcionarios han reconocido que la cultura de la droga ha dañado gravemente el deporte. New York Times mostró una investigación en el 2012 como un hecho que se estaba generalizando, alentado por los entrenadores y ayudado por los veterinarios, a pesar de poner en riesgo a caballos y jinetes.
The Times encontró que en una semana 24 caballos murieron en las pistas americanas, una tasa mayor que en los países donde el consumo de drogas fue severamente restringido. El Congreso ha celebrado varias audiencias y ha propuesto una legislación que crearía reglas más estrictas y dar a la Agencia Antidopaje de Estados Unidos la autoridad para hacerlas cumplir.
En las cintas Blasi aparece como un narrador profano de las idas y vueltas turbias en las pistas de carreras de Estados Unidos y se escuchó a menudo lamentarse de los caballos cojos en su granero. En Churchill Downs, en los días previos a la Debutante Stakes en junio pasado, Blasi se sentía frustrado de que el 2 años Teardrop parecía estar herido. "Siempre hay algo mal con ellos", dijo al final de un lamento blasfemio. Cuatro días más tarde, sin embargo, el potro corría por los US$ 100.000 del referido stake, terminando séptimo siendo el segundo favorito con una cuota de 8 a 5.
Blasi también discutió en detalle sobre los problemas crónicos en una de las patas de Nehro, un finalista del Kentucky Derby 2011, arrojando luz sobre por qué el hijo de Mineshaft nunca estuvo a la altura del potencial con el que brilló alguna vez en Churchill Downs. Nehro estaba plagado de cascos con agujeros los cuales eran rellenados con material prohibido e incluso pegamento fuerte, de acuerdo con la investigación.
El 17 de abril de 2013, sólo cuatro días después de Nehro terminó quinto en una carrera de Arkansas, Blasi y su herrero, junto con otros miembros del personal Asmussen, discutió sobre las delicadas patas de los caballos y de sus esfuerzos por mantenerlos en la pista.
En el video, el herrero se refirió a la pata derecha de Nehro y dijo que no tenía pulso y que apenas se registró en su izquierda. El caballo estaba claramente incómodo. "Su pata tiene una pequeña protuberancia” dijo Bitty, el herrero que fue identificado como "Dave" en la investigación.
En la grabación, Blasi reconoció a un Nehro muy herido. Aún así, el caballo continuó entrenando. En la mañana del Kentucky Derby del año pasado, Nehro estaba inscrito en otro stake, pero se enfermó en una de las cuadras de Churchill Downs.
Asmussen dijo más tarde que el caballo murió de un cólico en una furgoneta en el camino al hospital. En una conversación aparte, registrada el 13 de agosto, Blasi describió a Santana como un “buen jinete de la pila”, en referencia a un dispositivo eléctrico a golpes para que los caballos corran más rápido. Blasi fue grabado en una conversación. "Tienes la pila” dijo. "Jefe, la tengo" fue la respuesta de Santana.
El vídeo y el informe muestran cómo se dan múltiples medicamentos todos los días para los caballos de carreras. En otro punto de la cinta, el Dr. James Hunt Jr. un destacado veterinario de Nueva York, se mostró dando furosemida a un caballo, un diurético que se vende como Lasix que ayuda a prevenir la hemorragia pulmonar inducida por el ejercicio. Sus efectos negativos a largo plazo ha sido un tema de debate público. Queda prohibido en la mayoría de los países, pero es legal en los Estados Unidos a pesar de los esfuerzos generalizados para prohibirlo.
Por cortesía de Youtube y PETA (People for the Ethical Treatment of Animals)

No hay comentarios: