21 may. 2009

EL DÍA QUE SE CIMBRO EL HIPODROMO DE LAS AMERICAS.


Por: Leticia Bravo Ostos


El primer caballo mexicano en ganar el Handicap de Las Américas fue Tardado en 1950. Nació el 15 de septiembre en la Granja México, y fue bautizado así por el caballista Alfonso Vaca debido a su tardío nacimiento, pues los potrillos “Pura Sangre” cumplen años el primero de enero, así que su nacimiento debe ser cuando mucho hasta abril o mayo, pues si nacen posteriormente, la desventaja es mucha.


De tal suerte, Tardado no pudo correr como dosañero, pero mucho más tarde, una vez entrado a los cuatro años de vida, todo fue diferente. Fue Tardado uno de los máximos héroes que han desfilado por la historia del Hipódromo de las Américas, y en cuestión de ídolo solo puede compararse con el legendario Gay Dalton. Su valentía lo hizo el favorito de los aficionados; además fue el primer gran potro de la recría Mexicana que ganó el Handicap de las Americas.


Sus combates contra los entries de Rancho El Refugio fueron épicos, pues se enfrentó a verdaderas escuadras integradas hasta por cuatro caballos. En 1950, en el Handicap de las Americas, dio buena cuenta de sus oponentes y al final de la prueba, respondió a plenitud a los requerimientos del jinete Chileno Alejandro Bravo, quien consiguió así ser el primer potro mexicano en ganar el anhelado Handicap. Tardado superó al norteamericano Lion Rampant y a Re-Torta, la cual terminó aquí su carrera en la pista, pues fue dedicada a la reproducción.


Otro de sus grandes triunfos llegó en 1951 al correrse el Handicap Presidencial. No se le daba demasiada oportunidad y la explicación era bien sencilla. El Rancho El Refugio había inscrito a un entry tremendo calificado de invencible. Para marcar paso y estorbar a los punteros corría la veloz Barging Lass, después estaban los 2 campeones de distancias largas: Home Free y el formidable Flying Disc.


El poderoso entry fue colocado en los momios como 1 a 3, mientras Tardado, con la gente apostando más con el corazón, estuvo 5 a 2 al momento de la arrancada. Flying Disc llevó el peso de honor, un piano de 59.3 kilos, mientras a Tardado le asignaron un peso de 54.50 kg.


Home Free fue montado por el norteamericano Haycock, mientras Alejandro Bravo varias veces compañero de Tardado llevó esta vez al poderoso Flying Disc. Con el 1A la aguafiestas Barging Lass,. Tardado, entonces un entero de 5 años con Pedro Mares y el numero 2, luego, con el 3 el impresionante ejemplar negro azabache Lion Rampant, cerrador de la cuadra Ambrosiana Jalisco, otro corredor de la época con Andrés Becerril y el número 4, Reed Patch el precioso tordillo con el numero 5, la mexicana Tormenta con el número 6 y cerraba la lista Criollo con el número 7.


La pista estaba pesada, ideal para el potro mexicano, Tardado corría bien en cualquier pista, pero cuando había lodo era como pez en el agua.


En las gradas del hipódromo se escuchaba la frase de ¡¡Montoneros!!, que gritaban los aficionados cuando desfilaron Home Free, Flying Disc y Barging Lass.


La voz de la arrancada y el principio del Handicap Presidencial, posiblemente la carrera mas emocionante en la historia del Hipodromo de las Americas, según muchos aficionados que tuvieron el privilegio de estar presentes. El jinete Pedro Mares le dio a Tardado una buena arrancada, pero pronto fue retado por Barging Lass. Quintero le dio tres fuetazos y la coloco al parejo de Tardado. Esa era la misión: pegarse a Tardado, presionarlo y hacerle la vida pesada.
Los dos ejemplares llevaron paso impresionante al pasar por primera vez en la meta y el murmullo del lleno completo se convirtió en alarido. Al entrar a la primera curva los aficionados armaron la escandalera cuando Tardado pegado al riel, “dejo tendida” a Barging Lass. En pocos metros la había dejado fuera de combate.


Tardado estaba ya solo adelante al entrar a la recta trasera y fue allí donde Home Free fue al ataque para cumplir, o tratar de cumplir, con la segunda parte del plan de Rancho El Refugio. Primero Barging Lass, luego Home Free y esperaban que para el final se apareciera Flying Disc para dar la puntilla y ganar la gran carrera.


Home Free que llevaba un peso de 56.3 kg. se acercó a Tardado, mientras fue en ese lugar donde Reed Patch y Tormenta también realizaron su mejor esfuerzo. Tardado mantuvo 2 cuerpos de ventaja y Home Free ya no lucía con la potencia necesaria para alcanzar esa liebre tricolor que trataba de escaparse.


Fue en la curva final donde el nuevo alarido de la multitud avisó el gran cierre que Flying Disc venía haciendo. En forma impresionante comenzó a rebasar ejemplares este “disco volador” y al entrar a la recta final ya estaba en segundo lugar a 2 cuerpos de Tardado. El puntillero del Rancho El Refugio parecía listo para el zarpazo final.


De repente la carrera se hizo más espectacular todavía. Con mayor sigilo, pero igual efectividad, el negro Lion Rampant venía también volando.


Encontró lugar pegado al riel, y al entrar a la recta final parecía un fantasma negro que iba a romper las ilusiones de los aficionados y del gran Tardado.


Aquella recta final fue angustiosa. Tardado con Pedro Mares estirando las muñecas, tratando de aguantar el reto de los dos grandes ejemplares norteamericanos. Lion Rampant por los palos y Flying Disc por afuera. A media recta final pareció que Tardado caería de cara al sol y Lion Rampant lucía como el más poderoso de los tres ejemplares.


La aplanadora de El Refugio se estaba derrumbando y Flying Disc no llevaba su empuje acostumbrado al pasar enfrente del tablero electrónico. Lion Rampant hizo su último esfuerzo y siguió ganando terreno, pero cuando se acabó el camino cuando la meta fue alcanzada el valiente Tardado seguía en primer lugar.


La gente brincaba en todas partes, su ídolo Tardado había logrado la victoria y con esta carrera sensacional simplemente se convirtió en leyenda viviente.


Tardado había vencido a la Trinca Infernal del Rancho El Refugio, al tremendo Lion Rampante, ¡su carrera más contundente y sensacional!. Lion Rampant quedó en segundo lugar, Flying Disc en tercero y Criollo metió la nariz en cuarto lugar.


La algarabía fue tremenda, la mayoría está de acuerdo en aceptar que cuando Tardado y Pedro Mares regresaron al cuadrilátero de ganadores se escuchó la mas fuerte ovación de que ha sido testigo el bello Hipódromo de las Américas.


El consentido Tardado, el chaparro de oro, se había robado otra vez el corazón de los aficionados, el 6 de mayo de 1951 dio su mejor recital de bravura y calidad.


Fue ese día cuando el Hipódromo de las Américas se cimbró con la tremenda ovación, al inolvidable Tardado .

Fuente: www.radioxes.com narrador Ivan Paredes Programa: En el Alambre "Historia a Galope".

3 comentarios:

Miguel Cereceda dijo...

Enhorabuena por el post.
¿Sabe si se le erigió un monumento a Tardado en el Hipódromo de las Américas?

Un saludo.

Selene Mares dijo...

Siento mucho honor de ver al gran jinete mexicano, Pedro Mares Villanueva, ser recordado junto a "Tardado", uno de los tantos caballos con los cuales alcanzó la victoria a lo largo de su trayectoria la cual lo llevó al salón de la fama. Y siento un gran pesar que el día de ayer, enero 15 de 2018, dicho gran jinete emprendió su última carrera y durmió a la edad de 89 años.
Con cariño lo recordamos.

Unknown dijo...

la estatua que está en el Hipódromo se hizo en base a una foto de el buen "Tardado", obra de dos escultores (te debo los nombres), mas nunca ha tenido placa con algún reconocimiento como tal...