22 mar. 2013

El nombre de las grandes leyendas se escribe con letras de Oro. Recordando a una Leyenda…. Mateo Matos (1922 – 2013).


Mateo Matos una Leyenda de la Hípica Puertoriqueña

El pasado 19 de Febrero del 2013, el ex - jinete puertorriqueño Mateo Matos, quien condujo al ejemplar “Camarero” a lograr la marca mundial de 56 victorias seguidas, falleció a la edad de 91 años.
Rumbo a la Meta se une a los homenajes que la familia hípica brinda a este gran jinete puertoriqueño, quién escribió páginas de gloria al lado de Camarero, al imponer un record de 56 victorias consecutivas y en entrar a las páginas de la historia como el binomio perfecto.
Mateo Matos, indudablemente, que fue un ejemplo de honestidad, dedicación y disciplina para las nuevas generaciones de jinetes de Puerto Rico, brillando con luz propia.
Fue líder de la estadística entre los jinetes durante ocho años, hazaña que no ha sido igualada, y alcanzó 1,374 victorias, 54 de ellas en eventos clásicos.
Mateo Matos, nació el 21 de septiembre de 1922 en Santurce. Inició en el hipismo en 1943, cuando tuvo su primera monta con el ejemplar “Centauro”. Logrando su primera victoria el 1 de marzo de 1944 montando a Gongo.
En sus primeras tres temporadas (1944-46), la suerte no le acompaño, debido a que no conseguía montas con oportunidad de ganar. Estuvo tentado con la idea de retirarse y regresar a su oficio de mecánico, actividad que desarrollo antes de incursionar en el hipismo. Pero el destino le tenía planeadas cosas importantes para ese joven jinete.
En el último trimestre de 1946, Mateo Matos, tiene la oportunidad de montar a “Cancionera”, debido a que su jinete oficial Francisco Olivero, rehusó montar al ejemplar y obtiene la victoria de manera convincente.
A partir de ese momento, Mateo tuvo mayores oportunidades de montar logrando importantes victorias. Uno de sus principales atributos que mostró como joven jinete su honestidad dentro y fuera de su profesión. Era un joven de carácter serio, responsable, dedicado y sobretodo era un jinete que defendía un valor de gran importancia, la honestidad.
No importaba el ejemplar que montara, siempre daba el máximo en cada una de sus actuaciones y esa cualidad fue determinante para que lo nombraran jinete oficial del famoso Establo Lares de don José Coll Vidal.
Inmediatamente, los triunfos se multiplicaron. Tuvo la oportunidad de conducir a los mejores ejemplares de la época como Tinajón, Celadora, Caribuena, Cascabelito, Cremita, Camelia, Cortesano y Cocoliso entre muchos otros.
De un jinete que inicio de manera titubeante y con pocas oportunidades, se convirtió en uno eminentemente ganador dominando las estadísticas de victorias en ocho años, 1947, 1948, 1949, 1950 1951, 1953, 1954 y 1955, gesta que no ha sido igualada.
Una de sus grandes hazañas fue haber conquistado en el mismo día dos clásicos, este hecho fue registrado el 22 de marzo de 1950, montando a “Confianza” y “Cortesano”, respectivamente. En ese mismo año, el 22 de diciembre,  junto al jinete Tomas Benítez, registra el primer empate en la cámara de “photo finish”. Un hecho histórico en aquella época.
Y el momento de mayor gloria lo tuvo al montar a un ejemplar excepcional, ambos conformaron un binomio perfecto, y a la postre ambos forjarían, carrera tras carrera, una historia digna de contar. Este binomio se convirtió en favorito de la fanaticada y los hipódromos de aquella época eran pequeños para la multitud que se congregaba cada vez que Camarero corría.  Solamente un jinete con las cualidades de Matos pudo llevar a Camarero a sus dos gestas mundiales; ganar la Triple Corona de 1954 de forma invicta, el primero en Puerto Rico, primero en este hemisferio y tercero en el Mundo, y la marca mundial de 56 victorias consecutivas establecida el 17 de agosto de 1955.
Caballo y jinete, ambos excepcionales, escribieron con letras de Oro una historia que la hípica puertoriqueña lleva y conserva en su corazón.
Matos obtuvo su última victoria de forma espectacular, un triunfo en el Clásico Día del Veterano con el ejemplar El Líder.  Esto aconteció en noviembre de 1960 y su última monta fue precisamente con el mismo ejemplar, el 11 de enero de 1961, arribando en quinto lugar.  Al finalizar su extraordinaria carrera, arrojaba un total de 1,374 victorias entre ellas 54 clásicos y una Triple Corona.
Después de retirado, Mateo fue objeto de múltiples homenajes y reconocimientos.  Se le han dedicado dos clásicos y un trofeo y ha sido exaltado en cuatro ocasiones, Pabellón de la Fama de Puerto Rico, Salón de la Fama del Hipismo Puertorriqueño, Salón de la Fama de Río Piedras y Salón de la Fama de Santurce.
Es así como Mateos Matos, escribió su propia historia con letras de Oro y dejo constancia de su honestidad y disciplina dentro y fuera del ámbito Hípico.

Fuente de la información obtenida para la elaboración de este artículo www.famahipismopr.org/jinetes/mateomatos-jinetes-not2.htm

No hay comentarios: